Contenidos


Redes sociales




Importancia de las gasometrías


Telemetría con un oxímetro de pulso
Telemetría con un oxímetro de pulso
Las gasometrías son imprescindibles en las unidades de cuidados intensivos y en todos los campos de la medicina clínica. Mediante la medición de las presiones parciales de gases respiratorios en reposo y bajo carga, por el método directo o indirecto, obtenemos datos válidos en muchas enfermedades pulmonares y extrapulmonares en las que estos valores van cambiando. Mediante el análisis de gases en sangre se puede determinar:

- El tipo, peso y forma de los trastornos funcionales del aparato respiratorio, que pueden estar latentes (ocultos).
- El tipo y la gravedad de las enfermedades provocadas por un desequilibrio ácido-base causado por trastornos del metabolismo.
- El tipo y la gravedad de las enfermedades provocadas por un desequilibrio ácido-base causado por los trastornos de los riñones.

El análisis de gases y los niveles de pH son de gran importancia para determinar los valores de los gases respiratorios (presión arterial de oxígeno, PaO2, y presión arterial de dióxido de carbono, PaCO2) y el equilibrio ácido-base en la sangre arterial. Esto permite determinar el tratamiento con oxígeno y evaluar las consecuencias no deseadas y la terapia más adecuada.

La gasometría, junto con la espirometría, son los mejores indicadores de los efectos adversos de la hiperoxia, y también la mejor manera de medir la dosis de oxígeno correcta en la terapia de enfermedades pulmonares.

Los valores normales de la presión parcial de oxígeno en las arterias es mayor de 10,5 kPa, aunque su valor fisiológico disminuye fácilmente con la edad. La saturación arterial de oxígeno en individuos sanos es de 0,95 kPa. La presión parcial de dióxido de carbono (PaCO2) en individuos sanos está entre 4,5 y 6,0 kPa, y no cambia con la edad.